viernes, octubre 13, 2006

Banquete

Un grupo de peculiares personajes se encuentran atrapados en un bar de mala muerte en medio de ninguna parte, luchando por sobrevivir a unos monstruos mutantes de apetito insaciable.

Feast es como un escupitajo mezcla de mucosa y sangre en nuestras caras. Es una descarga relámpago de desmedida y punzante ironía, una gamberrada bien parida y sin concesiones con una galería de atípicos personajes marcados con cierta mala leche por la temida Ley de Murphy. Así que si algo puede salir mal, saldrá mal, si algo puede ir a peor, irá a peor. Y la presentación de personajes no puede ser más canallesca; a cada primera aparición veremos una siniestra ficha personal donde según sus características se mostrarán sus expectativas de vida.



La dosis claustrofóbica está bastante bien medida pero no ocurre lo mismo con el gore, donde disfrutaremos de un exagerado pero delicioso espectáculo sangriento y salvaje a partes iguales con un desfile de desmembramientos de todo tipo, incluso uno desternillante que describe muy bien el espíritu incívico de la película. El guión también es digno de mención, repleto de ingeniosos y ácidos comentarios que nos provocarán más de una carcajada en medio de algunas de las escenas de tensión.

Feast es un regalo en clave de humor negro para todo fan de ambientes opresivos y sangrientos. Estoy seguro que habrá una segunda parte, sólo espero que sea la mitad de buena que esta.




La versión que he visto es la unrated de reciente aparición en USA en dvd y su duración es de 86 minutos. Como dato curioso comentar que aparece el actor Jason Mewes, más conocido como Jay, el eterno compañero de Bob El Silencioso en las películas de Kevin Smith, supongo que el estar producida por Ben Affleck (entre otros) ha tenido algo que ver. Otro dato curioso es que el que hace de dueño del bar y Harley Mamma son los padres del director.

Película recomendada para los que disfrutaron con Dog Soldiers.